Jaime Icho Kozak

  • Licenciado en Psicología, por la Universidad del Museo Social Argentino, en Buenos Aires (1973, Argentina) y por la Universidad Complutense de Madrid (1979, España).
    Leer más

Contacto

Telefono:
91 447 02 84 / 607 95 57 62

Correo:
jaimekozak@hotmail.com

Links de Interés

Psicologo y Psicoanalista


Presentación del libro Manos forasteras, de Jaime Kozak

Por Mónica López Bordón

Presentación del libro Manos forasteras, de Jaime Kozak

Buenas tardes a todos/as:

Hoy tenemos el gusto y el placer de presentar aquí, en la Escuela de Psicoanálisis y Poesía Grupo Cero, Manos forasteras, el nuevo libro de poesía de Jaime Kozak, nacido en Alemania en 1947 y español desde 1979. Es psicoanalista de Grupo Cero desde 1972 e integrante de uno de los talleres impartido por la Escuela de Poesía Grupo Cero.

El libro, publicado por la Editorial Grupo Cero, ya nos ofrece un universo posible desde su portada: un cuadro de Miguel Oscar Menassa titulado Ojo estelar. Así que, si aguzamos los ojos y nos adentramos en la aventura, que con habilidad y destreza, nos proponen las manos del poeta Jaime Kozak, podemos tener una mirada sobre la osada, pequeña belleza como él mismo escribe y que encontramos en los poemas al comenzar la lectura del libro que está estructurado en tres apartados:

1. El diablo hocicudo
2. No sabía que era tu nombre.
3. Manos forasteras.

Empezamos a caminar con la pregunta que abre el libro ¿Porqué no?, ¿porqué no dejarse llevar por “el aliento, la esperanza de abrir un verso/ como punto de partida (…)

Sol orgánico de criaturas inacabadas
en cuyo centro dibuja un hombre,
una mujer que toca el laúd,
mientras la bella alegría humana,
forma figuras,
sonidos calientes de una voz en mis voces,
al comenzar este canto.

Escribe el poeta, así, a modo de apertura.

Las manos carpinteras de Kozak en el oficio de ser un artesano de la palabra se han permitido crear aquí su propio micro-cosmos: una galaxia en ebullición, ecuaciones humanas, planetas, caleidoscopios, donaciones ingrávidas o movimientos matemáticos que convergen entre la ciencia y las artes; encuentro entre ciencia y poesía, un encuentro posible que así describió Saint John Perse: “Tanto en el científico como en el poeta hay que honrar el desinterés del pensamiento”.

Germán Pardo García se definió así mismo en estos versos: “Yo soy la gota de agua de la izquierda; la que cayó sobre terreno pobre”.

Jaime Kozak como “ese corpóreo acento,/ con que amo,/ en el verbo/ que escribo”. El poeta escribe en su lecho de oro con el vértigo de los dados puntuando la marcha, que no puede volver atrás.

Miguel Oscar Menassa nos dice en La patria del poeta: “Escribir, / hasta romperse las manos escribiendo. / Del hombre sólo amo su futuro, sus explosiones”.

Y eso es lo que nos deja Jaime Kozak en Manos forasteras: encuentro, futuro y estallido, la pasión y la creación; un soplo desplegado y transformado en letras en el que insiste con empeño, con los ojos que hablan y las manos que escriben. De ellas esperamos el próximo poema, el próximo libro.

Muchas felicidades.